vinyasa yoga y kundalini

Vinyasa y kundalini yoga

La Semana del Deporte Outdoor en Madrid llega a su fin hoy y como broche final, la mejor tarde para practicar yoga fuera de casa fue el sábado en El Retiro.

Un precioso Sol, un parque colmado de personas, una brisa que te susurra cuando cierras los ojos… todos los elementos se mezclaron para el evento que las chicas de Badde Yoga (Cris y María) habían organizado para todo aquel que quisiera pasar un buen rato haciendo vinyasa yoga y una meditación kundalini.

vinyasa yoga y kundalini

No había practicado antes ninguna de estos dos tipos de yoga, por lo que estaba ilusionada con ver que me esperaba sentir durante las dos horas que duró el encuentro. En un primer  momento, Cris nos guió por una clase de vinyasa llena de posturas con varias opciones tanto para los principiantes como para los más avanzados. En todo momento nos acompañaba su voz para recordarnos la honestidad, humildad y amor que tenemos que poner en nuestra práctica. Sin duda de eso se trata el yoga.

Pero también nos habló de ir un poco más allá de nuestra zona de confort, en cada respiración, en cada asana. Porque uno de los objetivos de esta sesión era abrir el tercer chakra, aquel que “florece” en esta época del año y guarda relación directa con la disciplina. Eso sí, no entendida desde el punto de vista de la dureza y el fustigamiento porque sintamos que no tenemos disciplina en el dia, sino desde el amor y la compresión con uno mismo al poner todo de nuestra parte para conseguir un objetivo.

vinyasa yoga y kundalini

La última media hora estuvo dedicada a la meditación kundalini. Una práctica de lo más curiosa, me encanta cuando me encuentro con algo que sale de los esquemas mentales. La vida es aprendizaje. Esta meditación no era silenciosa, al contrario, teníamos que hacer un sonido de forma seguida que salía de la garganta: “JAK” a la vez que agitábamos los brazos. La verdad es que era bastante útil para llegar a ese estado de mente en blanco porque te centrabas en el sonido, pero por otro lado, se me cansaba fácilmente los brazos por lo prolongado que era el ejercicio.

Y qué armonía y felicidad siente una cuando termina una masterclass de yoga mientras el Sol se pone. Estoy ansiosa de emprender mis vacaciones a Canarias para hacer yoga en la playa, en la orillita del mar 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s