Hay retos que no se plantean, surgen

Hace tiempo que no me paso por aquí. Supongo que es porque una de mis características es que solo hablo cuando (creo) tengo algo interesante que decir.

Había comenzado el año sin proyectos ni retos con expectativas que cumplir. Por primera vez no había sentido nada especial ante la nueva página en blanco que ponía “2015”. Raro, ¿verdad? Se supone que deberíamos empezar el 1 de enero llenos de notas en los bolsillos con grandes o pequeñas cosas que nos quedan por cumplir. Y parece que quien apura el año sin una sola expectativa marcada tiene algo menos que un problema. Yo no tenía ninguno, pero sí dos pensamientos que pululaban por mi cabeza:

  1. Planificar condiciona. Soy defensora de marcarse objetivos en la vida, sobre todo, en la deportiva. Para no ir dando tumbos, como una forma de motivarse y de no perderse o entretenerse con facilidad. Parece que sólo hay ventajas con planificar, pero no. El hecho de enfocarte en un resultado hace que dejes de ver otras oportunidades que se te presentan, sobre todo de forma sutil. E incluso que rechaces otras opciones porque si no eres una loca que va apuntándose a todo lo que pilla, no vas a arriesgarte a abarcar cosas con las que no vas a poder lidiar (y esa etapa ya la pasé).
  2. Si no cumples, el resultado es peor. Tengo cierta manía con ciertas situaciones/cosas que debo acabar si las he empezado. ¿Parece una buena noticia, verdad? No del todo: si me marco un reto u objetivo, empiezo a trabajar para conseguirlo y la de vueltas que da la vida que surge una situación que te impide continuar o aplazar la consecución de tu objetivo… ¡Ay qué malestar mental! Y no es por fustigarme, pero de ahí que tampoco escoja conseguir determinados resultados a la ligera o que a veces prefiera quedarme a “cero”.

A pesar de que había comenzado el año sin expectativas, algo fue surgiendo. Y no voy a dar más vueltas para hablaros de la pasión que está despertando en mi el yoga. ¿Quién iba a decir a una chica que le gusta levantar pesas, bucear, nadar, correr o el crossfit que le iba a gustar la práctica del yoga? Yo desde luego jamás hubiera apostado de esta manera por mi, incluso habiendo hecho alguna que otra clase de yoga en el pasado. Supongo que mi mente no estaba preparada para que entendiera esta disciplina.

Y hasta aquí por hoy. Kisses.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s