Tomando el control de los objetivos para 2015

Y llegaron las últimas horas de 2014, los últimos minutos que tengo para hacer balance de lo vivido y cerrar el año “más fitness” que he vivido nunca, llena de objetivos cumplidos y de avances no sólo a nivel físico, sino también mental.

foto-5

El año en el que he conseguido aumentar considerablemente mis marcas en el gimnasio tal y como os conté en su día; el año en el que he comenzado a correr con asiduidad, a pesar de que el fondo sigue siendo un aspecto a pulir en mi currículum. Presentarme a pruebas de fondo (10k y mi primera mediamaratón) encabezan la lista de mis próximos objetivos. Y es que correr largas distancias siempre me ha resultado una actividad bastante dura, asfixiante, muy distinto a lo que supone para mi correr 100-200 metros a toda potencia.

foto-2

Para alguien que ama el deporte, salir de la famosa “zona de confort” resulta automático: te levantas un día y dices: “Quiero correr más tiempo”. Y al día siguiente, cuando ves y comparas tus marcas con tus amigos dices “Quiero correr más en menos tiempo”, y así las ambiciones crecen.. Pero no todo es coger pesas y correr. El mejorar aspectos como la concentración mental unido al aspecto emocional es otra de mis nuevas apuestas para el 2015.

Mis avances a nivel mental se concretan en la paciencia y en conocerme más a mi misma sabiendo qué es prioritario y qué no. Quizás esto último es uno de los mayores tesoros que podemos albergar para ser felices, pues sólo cuando te has sentido realmente perdida, sabiendo qué es lo que no quieres hacer y no teniendo ni idea de lo que quieres hacer es cuando realmente valoras la paz que te da el autonocimiento.

foto-3

¿Y qué es prioritario? Ante todo vivir cada minuto de tu vida haciendo algo que de verdad te apetezca hacer, estando en el sitio que te gustaría estar y rodeada de las personas con las que quieras compartir tu tiempo. Una lección muy fácil de decir y complicada de poner en práctica cuando, de pronto, te das cuenta que esto es realmente lo que merece la pena y tienes que deshacerte de muchas cosas que consideras que no deberían ocupar tu tiempo. Pero ahí entra la paciencia y la seguridad (paz) de que todo llegará.

¿Y cuándo llegará? Eso te preguntarás con toda seguridad cuando estés a la espera de un resultado o una respuesta y lo cierto es que es una pregunta que también me hago a menudo y a la que sólo podemos responderle tomando el control de agunos de nuestros objetivos.

foto-4

¿Ejemplo? Este año lo acabo apuntando en un papelito los objetivos que quiero tener cumplidos dentro de 12 meses. No es una lista infinita, hay entre 4 y 5 cosas que no puede fallar y que están requetepensadas porque realmente DESEO cumplirlas.

foto-6

Ese papelito lo doblo y lo meto en una hucha (porque no se me ocurre otro sitio en el que no se me olvide el papel) y todo lo apuntado se transforma en una promesa que me hago a mi misma. ¿Algún propósito/promesa que quieras compartir conmigo para el 2015?

P.D: Todos los detalles del outfit en este post de Yuufit

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s