Cada cuánto tiempo escribir un post

Estamos ante la gran duda a la que se enfrenta un blogger o futuro blogger cuanto está pensando en tener su primera bitácoras. Una decisión que no puedes tomar a la ligera, aunque sí ir probando para ver cómo responde el público al que vas dirigido y de si te sientes cómoda con la periodicidad. En mi caso, siempre me hago la misma pregunta:

¿Hasta dónde estoy dispuesta a comprometerme?

Y es que la palabra compromiso nos genera respeto y parece que cuando nos la nombran no nos andamos con chiquitas e intentamos responder con la mayor seguridad posible. Como blogger que ha abierto, cerrado y dejado a medias a más de una decena de páginas te recomiendo que esa sea la primera pregunta que te hagas y, obviamente, te respondas con sinceridad.

El día que abrimos yuufit.es, Víctor y yo nos marcamos un objetivo muy duro que era el de escribir dos entradas al día a la vez que trabajábamos cada uno en nuestros respectivos trabajos. Tu otro trabajo (porque tener un blog profesional ya lo es) es otro factor importante y motivo por el que la mayoría de las personas que aún no tienen su propio blog no se animan a hacerlo“Porque no tienen tiempo”. Y lo cierto es que hemos aprendido a sacar el tiempo para lo que de verdad queremos, algo que yo misma tuve que tener muy presente todas aquellas veces que tenía ganas de tirar la toalla con el blog.

A día de hoy, seguimos manteniendo en la medida de lo posible dicha periodicidad, aunque con el crecimiento del blog ya disponemos de colaboradores que nos ayudan a actualizarlo.

Algo que considero que es importante que sepas es que marcar la periodicidad puede hacer que disfrutes escribiendo o que lo aborrezcas. Hay que obligarse y a la vez no hacerlo, me explico. En mi opinión, para cualquier cosa que nos propongamos en la vida debemos conservar un mínimo de disciplina, una mapa que seguir para no olvidarnos de lo que estábamos haciendo y decaer, o no extra-motivarnos con nuevos proyectos que se presentan. Si por ejemplo estableces que los domingos por la tarde son tus momentos para sentarte y escribir en el blog, debes reservar ese hueco para ti (siempre si de verdad y de corazón quieres hacerlo) y si has decidido que sean todas las noches, cuando todos están durmiendo porque son los momentos de más inspiración, también debes adoptarlo como un momento para ti.

Por un lado, no importa que cuando llegue el momento no tengas pensado escribir nada en particular, aunque siempre recomiendo ir recopilando una batería de temas para ser más ágiles y gestionar mejor el tiempo, pero muchas veces el mero hecho de sentarse y enfrentarse a la hoja en blanco hace que nos llegue la inspiración. Por otro lado, escribir, generar ideas para un vídeo o una sesión de fotos son procesos creativos y el cerebro tiene “sus momentos de creatividad” que no siempre llegan de madrugada o los domingos por las tardes. Por eso, por un lado hay que obligarse y por otro saber cuál es tu momento.

Cuál es tu objetivo con el blog

Hay quien consideraría que esta es la primera pregunta que hay que hacerse. Personalmente creo que no, porque al final no pretendo ser esclava de mi blog y tener que escribir dos entradas al día por el objetivo de posicionar mi marca personal o determinadas palabras clave en tiempo récord. Como en cualquier ámbito, el objetivo que te marques al empezar un blog tiene que ser real, a corto y largo plazo, es decir, algo que te motive día a día a continuar escribiendo y un objetivo largoplazista para poder medir cuáles han sido tus progresos pasado un tiempo. Esto último también forma parte de la motivación.

Cuán experta eres en el tema que ocupa tu blog

Esto va muy ligado al siguiente punto que es el tipo de contenidos que quieres ofrecer, pero no te voy a hacer spoiler. Habrás escuchado y leído en infinidad de sitios que, lo lógico y recomendable es que tu blog trate de un tema que te apasione o que domines al 200%. Debería ser una cosa consecuencia de la otra, pero por desgracia nos todos hemos sido profesionales y expertos en temas o ámbitos por los que hemos sentido verdadera pasión. En este caso, elegir un tema en el que seas experta, pretendas serlo y a la vez disfrutes en el proceso de documentación sobre el tema es otra máxima prioridad para saber cada cuánto tiempo escribir un blog.

Qué tipo de contenido quieres ofrecer

Una lección que cualquier blogger aprende (o aprenderá) tarde o temprano es que por mucho que te empeñes en escribir muchas entradas a la semana, si lo que buscas es ofrecer calidad y ofrecer a tu público un contenido diferenciado del resto, tenderás a escribir artículos más trabajados y como consecuencia, invertirás más tiempo en la creación de una entrada. Hoy en día hay millones de blogs y lo curioso es que es difícil encontrar “buenos blogs” en el sentido de que ofrezcan algo que no pase desapercibido, enganche y cree comunidad. Por muy máster del universo que seas entorno a un tema en concreto, hacer buen contenido y diferenciado lleva su tiempo.

  • Textos Por ejemplo: en el mundo del blogging de fitness y nutrición encontramos infinidad de publicaciones de entre 350-600 palabras sobre estos temas. Sin embargo las entradas que de verdad trascienden, se convierten en virales y gustan son las que llevan al lector a indagar más sobre el tema, les resuelve problemas o aclara determinadas cuestiones. Éstas últimas entradas te pueden ocupar una mañana entera (una vez ya te has documentado) o incluso días si “partes de cero” respecto al tema que vas a escribir.
  • Imágenes Pero también hay entradas que no tienen mucho texto y sí contenido audiovisual. El trabajo que hay detrás en inversión de tiempo es el mismo y eso también lo debes contemplar a la hora de establecer la periodicidad del blog y marcar qué tipo de contenidos ofrecer. En Yuufit publico una vez por semana un post de moda fitness, y aunque no tiene mucha trascendencia la parte escrita, la sesión de fotos y posterior edición de ellas conlleva su tiempo. Ahora, ya sabes lo que curran las bloggers de moda 🙂

Existen otros contenidos de imagen como son las infografías. Su creación puede llevarte un par de minutos dependiendo de si utilizas herramientas online en las que sólo tienes que meter el contenido escrito en una plantilla, o de si te pones en modo diseñador gráfico con el Fireworks y partes de cero. Yo he probado ambos, pero nunca me ha satisfecho el resultado final de estas herramientas online y el tiempo que me ocupa la creación desde cero no acaba con compensarme.

  • Podcasts Se han vuelto a poner de moda y a mi personalmente, los que escucho me gustan mucho porque transmiten la misma sensación de intimidad que la radio. Aún no he encontrado la excusa para hacer podcast, aunque puedo llegar a imaginar que el trabajo que conlleva su creación y edición es similar que el del vídeo, tal vez sin el tiempo que una ocupa de acicalarse para ponerse delante de la cámara.
  • Vídeos Se trata de los contenidos que mejor se están posicionando en Google y que suponen un ingreso extra por la publicidad que implica. Sin embargo, para publicar vídeos hay que saber algo más que pegarle al teclado: quitarte la vergüenza de encima, saber qué vas a decir ante la cámara, grabar y editar el vídeo. Personalmente creo que es el contenido más difícil de sacar adelante, por lo que supone la grabación en sí y la edición en Adobe Premier, que aún no lo manejo muy bien. Eso sí, hay infinidad de programas para editar vídeos y hasta el propio YouTube ofrece una herramienta para ello, pero siempre me gusta apostar y aprender las mejores herramientas para cada caso.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s