Cómo NO colaborar con las marcas en tu blog – La honestidad no se obvia

Posiblemente se trate de uno de los principales objetivos que todo blogger tiene en mente cuando comienza su actividad como blogger, y además, tiene intención de vivir de ello o al menos, ganarse un lereles enseñando al mundo una de sus pasiones.

Cuando comenzamos Yuufit, (un proyecto que pusimos mi chico y yo hace bastante tiempo debido a nuestra pasión por el fitness, la nutrición y la salud) nunca habíamos tenido esa meta, pero como pasa con muchos proyecto, las colaboraciones con marcas fueron surgiendo a medida de que ganábamos visitas y nos iban conociendo. Gracias a mi web he podido llevar a cabo acciones de colaboración con varias marcas y agencias. Algunas llegan a buen puerto, otras no como la que te voy a contar.

Ante todo no revelaré el nombre de la tienda de la que voy a hablar en cuestión ya que no quisiera que mi opinión sobre influyera en que compres o dejes de comprar allí, ya que mi experiencia se enmarca en su departamento de marketing o en la forma que tienen de trabajar con los bloggers que bien se diferencia de la atención al usuario, que a mi parecer no la hacen nada mal. Voy al grano.

Un buen día se nos presentó la ocasión de llevar a cabo una colaboración con un proveedor de suplementos deportivos y de nutrición, ya sabes, con una tienda que vende productos para ponerte fuerte, adelgazar, mejorar tu rendimiento, etcétera…

La colaboración se basaba en que nosotros (Yuufit) podríamos recomendar a nuestros lectores y clientes que compren en la tienda de nutrición a través deartículos patrocinados por sus productos o un banner en nuestro blog que llevara directamente a la tienda en cuestión y que promocionara ofertas o descuentos especiales.

Como es lógico, nosotros tendríamos beneficios monetarios en cualquiera de los casos. La tienda de nutrición quiso ponernos a prueba para ver qué fuerza tenemos nosotros para traerles clientes, por lo que en un primer momento nos dijeron que nos daban permiso para publicar un descuento (muy bajo) en nuestra página web y redes sociales. También nos facilitaron un código de descuento personalizado para que el cliente lo introdujera al finalizar la compra a modo de “vengo de parte de Yuufit”. Hasta aquí todo bien, nos dieron de margen una semana.

Cuando llegó el día en el que se acabó la promoción nos pusimos en contacto con la tienda de nutrición. La verdad es que no nos gustaba en un primer momento no conocer la cifra sobre cuántos clientes habían usado el descuento, muchos días sin saber si estás teniendo impacto real o qué. Pero confiamos. Cuando les preguntamos cómo fue la campaña nos respondieron que:

Hubo gente que compró aunque no la suficiente como para establecer una campaña de colaboración agresiva.

Por lo que directamente nos dieron una oportunidad más porque, según ellos, las cosas no se construyen de un día para otro. El tema es que nos lo temíamos. Digamos que “estábamos de vuelta” porque habíamos observado que otros blogueros habían llevado a cabo los mismos pasos con la misma tienda y nos pareció una estrategia en la que ellos se benefician con las ventas que vienen del esfuerzo de otros como nosotros, unas ventas que generábamos con nuestra difusión en el blog y perfiles de redes sociales. Eso no lo veo negativo, pero sí lo que viene ahora.

Preguntamos si nos podían facilitar los datos de las ventas que se habían producido (número de clientes que vinieron de parte nuestra y las cantidades de los pedidos). Saberlo nos aseguraría que podíamos confiar en el futuro en el equipo que gestiona la tienda de nutrición, porque si no hay transparencia ¿cómo sabré el día de mañana que me están diciendo la verdad? Como yo me temía, nos contestaron que:

No podían facilitarnos esos datos, aunque el número de usuarios que usaron el cupón estaba entre 10 y 20.

Fue en ese momento cuando les dijimos la verdad, que no nos interesaba colaborar con ellos debido a su falta de transparencia desde el primer momento.

  • Moraleja: ninguna aplicable a nivel universal. La decisión que se tomó se basa en el valor que le doy a mi marca (Yuufit) y a las acciones que forman parte de ella. Si en una colaboración no existe beneficio mutuo, entonces no merece la pena. No obstante, lo más triste es que la honestidad y la transparencia no siempre se obvian.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s